0376 442-8962 - Whatsapp 3764806875

Recetas Patrias – Sopa Paraguaya por la Lic. Sabrina Espinoza

La anécdota histórica que ilustra con mayor precisión y quizás con más credibilidad la creación de dicho menú presenta como protagonistas a Don Carlos Antonio López (fundador del Estado Paraguayo que rigió los destinos de su país entre 1841 y 1862), y a una cocinera del mismo. Se narra que el gran gobernante le gustaba en demasía el “tykueï” o sopa blanca elaborada con leche, queso, huevo y harina de maíz, plato que era cotidianamente infaltable en su mesa. Es así que por un involuntario descuido, una día la cocinera en cuestión coloca en la clásica sopa; más harina de maíz que la habitual con lo cual, ya bien cerca del mediodía, se encontró con problemas donde esa no era la base del “tykueï”, y por otro lado ya no le alcanzaba el tiempo para reiniciar su tarea o sustituir el plato favorito por algún otro.

Entonces, haciendo alarde de una decidida actitud, vertió el preparado en un recipiente de hierro y lo puso a cocinar en el horno campesino hecho de barro, con lo cual obtuvo una sopa sólida. Don Carlos al probarla, la halló tan sabrosa que inmediatamente la bautizó como hoy en día la conocemos “sopa paraguaya”.

Otra versión, también interesante, cuenta la historia de la llegada de los españoles a tierras guaraníes, en donde con su hospitalidad ofrecen su mejor comida para agasajarlos, la carne de caza. Al terminar dicha provisión y verificando que los huéspedes continuaban con hambre, ellos ofrecen la comida de “entre casa” con la cual se alimentaban hecha a base de maíz triturado.

Receta de Sopa Paraguaya

Ingredientes. (Rinde para 1 fuente grande)

  • 2 cebollas medianas

  • 2 huevos

  • 2 tazas de leche descremada

  • 1/2 kilo de harina de maíz

  • 2 cucharas soperas de aceite

  • 200gr queso cremoso light

  • 100 gr de queso cáscara colorada

  • Orégano y sal c/n

  • Agregado opcional (para aumentar la cantidad de fibra a la preparación): avena instantánea 3 cucharas soperas.

Modo de preparación.

    1. Picar la cebolla y cocinarla (puede utilizar rocío vegetal) o con mínima cantidad de agua hasta que quede trasparente, durante 10 minutos aproximadamente.
    2. Por otro lado, batir los huevos en un recipiente. Una vez unidos agregar la leche descremada y el aceite. Seguir batiendo.
    3. Incorporar la harina de maíz y la avena (opcional), unir la preparación con un batidor hasta que se encuentren completamente ligado los ingredientes.
    4. Agregar a la mezcla, las cebollas previamente salteadas y el queso cortado en cubos. En último lugar, agregar el orégano y salar.
    5. Colocar la preparación en una fuente apta para horno untada con poco aceite o rocío vegetal y llevarlo al mismo durante 30 – 40 minutos aproximadamente.

Esta receta se encuentra modificada en relación a la convencional, por lo cual al realizarlo con estos cambios mejoramos la calidad de la preparación, reducimos el aporte calórico y graso e introducimos alimentos más saludables para nuestra salud. Esto, favorece principalmente a quienes están en un proceso de descenso de peso, como así también personas con colesterol elevado, hipertensión arterial o enfermedades cardiovasculares, entre otros problemas de salud.

De esta manera, la mesa familiar no se privará de este delicioso plato tradicional, que podrán consumir de forma moderada.

Lic. Sabrina Espinoza

MP.449

Scroll to Top