Beneficios de consumir frutas de estación por Romina Krauss

Sandía, melón, ananá: beneficios de consumir frutas de estación

Además de ser muy ricas y refrescantes para estos días de intenso calor en Misiones, las frutas tropicales como son la sandía, el melón y el ananá, nos aportan muchos beneficios a la salud gracias a sus aportes nutricionales.

Dentro de sus principales beneficios se destacan:

Hidratan y remineralizan, gracias a su gran contenido en agua. Más del 90% de estas frutas es agua, y además contienen minerales como potasio y magnesio, lo cual es ideal para los días de mucho calor, en los cuales debemos consumir más agua porque corremos el riesgo de deshidratarnos.

Ejercen poder antioxidante, gracias a su contenido de licopeno (sandía), carotenos (melón) y antoxantinas (ananá). Estas sustancias previenen la oxidación de las células, reduciendo el envejecimiento de las mismas. Todos los antioxidantes son muy beneficiosos para prevenir múltiples enfermedades degenerativas.

Es ideal para cuidar y/o bajar de peso, sólo aportan entre 20 y 60 calorías cada 100 gramos. Éste es un valor calórico muy bajo y al ser alimentos ricos en agua y fibra nos sacian fácilmente y esto favorece a quienes desean cuidar o perder peso, como así también a quienes padecen ansiedad relacionada a la comida.

Ayuda a depurar el organismo, debido a que ejercen un efecto diurético, lo cual favorece la eliminación de toxinas y de productos de desecho por la orina, por ejemplo, el ácido úrico. En general, esto es bueno para la salud de los riñones. En este sentido, también beneficia a quienes padecen hipertensión arterial.

Aporta fibra: lo cual ayuda a mejorar el transito intestinal, previniendo el estreñimiento, además, este tipo de fibra soluble está relacionada a ayudar a eliminar el colesterol. Para aprovechar de este aporte es importante consumirlas en trozos y no solo el jugo.

Aportan vitaminas C, B1, B6, B9 principalmente. Todas ellas muy importantes para funciones básicas del organismo, regeneración celular y sistema inmunológico.

En cuanto a las formas de consumirlas, podemos optar por comerlas solas, en trozos, jugos o licuados, ensaladas de frutas, helados caseros (procesadas y congeladas), como parte del desayuno, merienda, postre o colación entre comidas.
En nuestra región actualmente están a un precio accesible y su calidad es muy buena, lo cual debemos aprovechar para gozar de sus beneficios y disfrutar de estas ricas frutas del verano.

Lic. Romina Krauss-Nutricionista
M.P.n°147

Scroll to Top