0376 442-8962 - Whatsapp 3764806875

El peligro de las dietas extremas, suplementos, medicamentos y quemadores de grasa.

En la actualidad estamos inmersos en lo que se hace llamar el “mundo del fit”, en el que todos aspiran a llegar al cuerpo perfecto por un motivo “competitivo” o por simplemente verse bien. Hemos llegado al límite en el que se recomiendan dietas extremas, suplementos y medicamentos para lograr el objetivo. Tratándose en muchos casos de intrusismo profesional con ejercicio fraudulento de una profesión sin la titulación correspondiente, que sin una adecuada formación puede llegar a poner en jaque la salud de las personas.

¿En qué momentos es recomendable el uso de suplementación? Únicamente si un profesional especializado en el área como un licenciado en nutrición, deportólogo o medico te lo recomienda. En muchos casos, los profesionales desaconsejan la toma de estas sustancias ya que pueden perjudicar el organismo. Sobre todo se debe tener mucho cuidado con los esteroides o anabólicos (que pueden producir daño a corto o largo plazo) como el aumento de hormonas masculinas y femeninas, crecimiento de órganos como el corazón entre otros.

Por otro lado, también existen suplementos que contienen únicamente proteínas. Aunque parezcan menos perjudiciales para la salud, es importante considerar que también pueden producir efectos negativos en el organismo. Aquellas personas que padecen o tienen tendencia a padecer patologías relacionadas a los riñones, corren riesgo potencial de una insuficiencia renal si consumen mayor cantidad de proteínas. Dado que el organismo consume más proteínas de las que están acostumbrado los riñones y el hígado, se pueden sobrecargar y comenzar a manifestar fallas.

También, debemos tener en cuenta el uso de los llamados “quemadores de grasa”, que poseen gran cantidad de cafeína e inclusive pseudoefedrina. Estos producen diversas contraindicaciones como náuseas, úlceras, vómitos, dolor de cabeza, mareos, dificultad para respirar, palpitaciones y arritmias, entre otros. Teniendo en cuenta estos efectos puede ser muy nocivo para la salud y en casos graves puede llevar a insuficiencias cardíacas.

Otro factor a tener en cuenta, es que en esta época del año hace mucho calor y se pierden gran cantidad de electrolitos. Por lo que hidratarnos debidamente mientras realizamos actividad física resulta primordial, así como también el uso de ropa fresca y clara cuando hace calor (no utilizar abrigos o ropa oscura que facilita la deshidratación y pérdida de electrolitos).

La obsesión por lograr un cuerpo “fit” se puede catalogar como vigorexia, que es una conducta de tipo obsesivo-compulsivo por entrenar, practicar deporte o actividad física en exceso o por encima de las posibilidades que el cuerpo y la persona puede asumir, por lo que debemos tener mucho cuidado y saber identificar hasta qué punto estamos realizando actividad física para mejorar nuestra salud y en qué momento la estamos perjudicando. Por eso también es de gran importancia, realizar actividad física a conciencia, con preparadores físicos idóneos, responsables, que evalúen el costo riesgo-beneficio y que no comprometan la salud por un resultado que puede afectar nuestras funciones vitales. Lo más importante es la salud y no debemos comprometerla por una imagen corporal muchas veces inalcanzable o que lleva años de disciplina y constancia alcanzarla.

Lic. en Nutrición Jessica Bordón MP 278

Scroll to Top